Una vuelta de tuerca al Marketing online: reinventando el contenido

Pérdida de audiencias. Ésta es una preocupación de los sitios webs con mayor tráfico, cada vez más próximos a un escenario donde las redes sociales lo dominan todo en la red, y uno de los agobios que disparan los problemas de los webmasters. Los públicos, esquivos y cambiantes en sus gustos, se limitan cada vez más a navegar exclusivamente en las redes sociales, a los que destinan sus horas, que siempre son limitadas. El usuario de esta nueva realidad en Internet no destina únicamente su tiempo de ocio a las revistas y a los medios de comunicación: también se conecta a Facebook (o equivalentes) tanto desde el PC como desde móviles.

El primer paso que se debe dar es aceptar con rotundidad que el paradigma de la navegación ha cambiado soberanamente. A partir de aquí, es básico dejar de creer que las redes sociales son enemigos de las principales webs. En su lugar, son aliadas que debemos tratar constantemente para conseguir impulsar nuestros contenidos. Es cierto, la atención del internauta es cada vez más difícil de captar pero debemos ser capaces de reinventar el contenido para recuperarlo.

Si en nuestra web no entran los internautas en suficiente número (o entran menos que antes del auge de las redes sociales), ¿por qué no salir a buscarlos fuera? La presencia de las webs en redes sociales mediante páginas es el estándar establecido, pero se queda demasiado limitado. ¿Basta con tener una página de fans? No. Hay que saber qué contenidos se comparten, evitar los agregadores automáticos de RSS que de golpe colocan diez noticias sobre Twitter o Facebook y planificar estrategias de comunicación específicas para cada medio y para cada plataforma. Los públicos de cada red social son diferentes y hay que tratarlos de forma adecuada en cada plataforma.

Los contenidos en texto deben evolucionar para adaptarse. Y esto no significa cambios necesarios en la redacción primando una mayor calidad, que también, sino nuevas formas para encontrar los temas que estén de actualidad. Basta con comprobar cada día de qué hablan nuestros contactos en las redes sociales para saber cuáles son los mejores temas a tratar. Los trending topics de Twitter pueden sorprendernos con ideas para nuestros contenidos.

El vídeo en Internet es caso aparte. La televisión está acostumbrada a sus cánones clásicos y coloca en la pantalla series, programas y productos que superan la hora de duración. El tele-espectador de sofá está acostumbrado a relajarse delante del televisor y a pasar largas sesiones. En la pantalla del PC (o del tablet, móvil, etc.) la cosa cambia radicalmente. Los vídeos emitidos deben ser piezas de duración más reducida y con una mayor creatividad e interactividad. Un vídeo informativo de minuto y medio convence, de cinco entretiene, de diez comienza a ser demasiado largo…

La ficción audiovisual es otra cuestión, pero también está modificando sus bases para captar a los usuarios de Internet. Dejando al margen todos los problemas que supone la piratería de contenidos audiovisuales (películas y series), los productos nacidos en Internet parten de una visión sensiblemente diferente que se remarca con su duración. Similares formas narrativas con un enfoque diferente, más cercano a lo independiente y con una duración mucho más próxima al corto que a la película tradicional.

Otra cuestión sumamente importante es adaptar nuestros contenidos a los teléfonos móviles. La audiencia siempre conectada a Internet navegará por Facebook y compartirá su tiempo de ocio con nuestros contenidos si los tiene a mano, el crecimiento de consumo de los contenidos vendrá por Internet en los móviles. Una aplicación de la web que agregue automáticamente los contenidos con un formato agradable a la vista o una simple versión móvil ayudará a atraer al usuario. Además, no podemos olvidar que la adaptación a nuevos dispositivos nos abre posibles nuevas vías de negocio en términos de publicidad.

No se deben temer las redes sociales ni al auge de los teléfonos móviles. El paso necesario es aceptar el juego y adaptarse a los cambios, comprender cómo funciona la “nueva Internet” y adaptar nuestros contenidos a las exigencias de los internautas. Renovarse o morir, que dice el refrán.

Via: puromarketing

Deja un comentario

Archivado bajo Bellum Media, Marketing en Internet, Redes Sociales

¿Y tu qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s