El sector del juego reinicia la disputada partida online

La regulación del negocio de apuestas por internet, que amenaza con desbancar al juego tradicional, creará un mercado donde el alto número de participantes esperado y las fuertes inversiones aseguran un recrudecimiento de la competencia entre operadores, que aguardan nuevas licencias del Gobierno español durante este mes junio.

“Ha entrado la fiebre en el sector y parece que si no estás en el online no hay futuro, pero habrá que ver quién resiste, porque en el negocio online cuesta bastante arrancar”, comenta Fernando Henar, presidente de la patronal de juego presencial CEJ.
El Gobierno tiene previsto anunciar las licencias de juego que concederá el viernes 1 de junio, al límite del plazo, en el marco de una nueva ley que afecta a cualquier juego de ámbito estatal, tanto presencial como a través de internet, aunque en su articulado reconoce expresamente que “regula en particular” el juego por internet.

Una fuente conocedora del sector del juego dijo a Reuters que 59 compañías habían solicitado unas 200 licencias -entre generales y específicas- para operar juegos de apuestas, rifas concursos y otros juegos en los que se apuesta, como el póquer-.
Los expertos consideran que el juego online, hasta ahora operado en gran parte mediante sitios web radicados en el extranjero, necesitaba una regulación ante un vacío legal que prevenía a otros operadores domésticos de entrar en este creciente mercado en el que se juegan anualmente 500 millones de euros en España.
“(El negocio online) está creciendo, genera empleo y es una pena que esté fuera de la ley”, afirma un analista del sector. Los expertos coincidieron en que en el actual contexto de crisis económica tiene sentido conceder un número alto de licencias que fomente una gran competencia en un sector considerado anticíclico.
“No me parece descabellado que se concedan todas”, asegura un segundo analista que calcula que el mercado de juego online podría alcanzar los 1.000 millones de euros de volumen jugado en 2020, duplicando las cifras del año pasado. Ante esta nueva veta virtual y con una regulación ya en marcha, los operadores españoles Codere, Cirsa y otros muchos pequeños que quieren dar el salto digital han solicitado licencias online.
Sin embargo, estos operadores requerirán de inversiones intensivas en sus marcas para competir con los grandes operadores internacionales del sector, que llevan años operando en un mercado online español sin regular y deberán hacer un esfuerzo adicional para no perder sus actuales carteras de clientes a la vez que pagan impuestos en España.

“Incluso los operadores tradicionales están solicitando licencias (…) la agresividad promocional y de marketing va a ser bestial. Va a haber una segunda fase, tras el asentamiento de las marcas online, de captación de clientes. Este negocio se basa en el márketing y ahí es donde se le va a doblar la espalda a algunos, que se pueden quedar en el camino”, argumentaba el presidente de CEJ.

Se piden más impuestos…
Grupos extranjeros como Bwin, Sportingbet, Betfair y el grupo 888 han anunciado en los últimos días que pagarán de forma retroactiva impuestos al fisco español por un importe cercano a los 70 millones de euros, en un movimiento dirigido a conseguir sus respectivas licencias.
Una fuente de Hacienda reconoció que las empresas que quieran operar el negocio online, y por lo tanto obtener una licencia, tienen que estar al tanto de las obligaciones fiscales.
El actual posicionamiento de estas compañías en el mercado online español y su potencial de crecimiento compensarían el pago de impuestos retroactivos, que analistas calculan en más de 100 millones de euros, y futuros -de alrededor del 25% sobre las cantidades jugadas netas de premios-.
“Una de las grandes razones (del pago de impuestos retroactivo) ha sido el riesgo de hallarse fuera del mercado español y la denegación de las licencias, que hubiera llevado a batallas legales de hasta tres o cuatro años”, comenta Albert Agustinoy, abogado de la firma DLA Piper.

Adicionalmente, el Gobierno ha pedido un aval de dos millones de euros por cada una licencias general -apuestas, rifas, concursos y otros juegos, como ruleta o póquer- hasta final de año, y desde 2013 pedirá un aval de un millón por cada licencia, lo que dejaría fuera a pequeñas compañías sin músculo financiero.
“La prioridad es que los operadores medianos y grandes entren y aporten impuestos recurrentes”, asegura el primer analista consultado.
Bajo la nueva ley, los impuestos varían en tasas de entre un 15 y un 22% de los ingresos brutos (sin descontar los premios) para algunas modalidades y el 25% de los ingresos netos para apuestas de contrapartida deportivas, hípicas y de otra índole, como el caso del póquer o la ruleta.
En el sector presencial los bingos soportan una tasa de entre el 42 y el 67% del volumen jugado -dependiendo de la comunidad autónoma donde opere-, y los casinos pagan más de un 25% de ingresos en impuestos, por lo que la diferencia impositiva les ha llevado a pedir una armonización impositiva.

Y se cantan menos bingos…
Además de unos mayores impuestos, el sector privado del juego ha sufrido el cierre de varios establecimientos desde la irrupción del nuevo mercado por internet.
“Solo en 2010 hemos cerrado 40 salas de bingo, quedarán unas 300 salas al cierre de 2011”, asegura el presidente de la patronal de juego presencial CEJ, advirtiendo de que si no se pone remedio, habrá más cierres y más paro en el sector.
De los 27.339 millones de euros que gastaron los españoles en juego en 2010 -incluido el gigante estatal LAE y la ONCE- 15.883 se movieron en casinos, bingos y máquinas, un 21% menos que en 2008.
“Al juego privado, lo que le ha comido el terreno ha sido el mercado online, y ONCE también ha salido perdiendo (…) mientras que LAE se mantiene”, añade el segundo analista consultado. En este contexto, Codere inició varias acciones judiciales contra operadores de juegos online logrando resoluciones favorables.
Asimismo, la ley española ha sido tradicionalmente muy estricta para los operadores presenciales, con nula capacidad publicitaria y de promoción, con lo que su imagen pública, al igual que sus ingresos, ha palidecido ante los suntuosos colores que ofrece el mundo digital.
“Si hubiéramos podido dedicar el dinero de los impuestos que hemos pagado a desarrollar la imagen, no tendríamos esa imagen de caspa”, zanja el presidente de la patronal de bingos CEJ.

Via: elEconomista

Deja un comentario

Archivado bajo Bellum Media, Juego online

¿Y tu qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s