Por qué los blogs no van a desaparecer

Por qué los blogs no van a desaparecer

Renombrados personajes de Internet predicen cada tanto qué ocurrirá con la web en un corto plazo. Muchas apreciaciones son acertadas y vale la pena tenerlas en cuenta. Sin embargo, y en forma constante, lo que despierta la alarma o la curiosidad de quienes seguimos de cerca estos temas es cuando se decreta la muerte de algún tipo de plataforma o de servicio por Internet.

Con los cambios en el algoritmo de Google, especialmente el Penguin y el Panda, se sentenció la muerte del SEO, es decir, de las optimizaciones en sitios web para que posicionen lo más alto en los resultados de búsqueda de los buscadores. Hoy en día, la optimización para conseguir posicionamiento orgánico sigue siendo tan importante como hace un año atrás. También ocurrió con las publicidades del tipo de AdSense, por las que se salió a decir que el eMail Marketing se encontraba en coma. Últimamente, y a partir de un estudio de la La Pew International and American Life Project, que arrojó información muy negativa para los blogs, muchos “Gurúes de Internet” sentenciaron de muerte a los blogs. Aquellos baluartes de la libre expresión online, dueños de la idea de que cualquiera puede tener una página y subir lo que quiera en cualquier momento. Aclamados por teóricos y primer hogar de muchos sitios que hoy tienen fama y reputación mundial se ven amenazados por nuevas profecías en base a un par de datos estadísticos.

El estudio en cuestión, llamado “Generations Online” muestra que el correo electrónico es usado por casi todos los usuarios de Internet pero el descenso del número de blogueros es muy significativo. En 2006 el 25% de los jóvenes en los Estados Unidos tenía su blog. Seis años después, sólo el 14% tiene uno de estos sitios. Las personas de entre 18 y 33 años se volcaron a Twitter y Facebook. El único grupo que aumentó la cantidad de blogs es el de la franja de 34 a 46 años, que subió de un 10 a un 16 por ciento. Cabe destacar que el 11% de los usuarios de Internet estadounidenses entre 46 y 64 años tienen un blog.

El e-mail es usado por el 73% de los jóvenes pero para comunicaciones formales o para ponerse en contacto con adultos. Es que los más chicos ya optan directamente por las redes sociales. Como dato curioso, el informe arroja que el 16% de los usuarios estadounidenses de Internet mayores de 74 tiene un perfil en alguna red social.

¿Por qué los blogs pierden popularidad, cuando hace algunos años su éxito era incuestionable?

La explicación puede estar sostenida en varios pilares.

El auge de las Redes Sociales: Publicar un blog en una comunidad en la que no están nuestros conocidos ya no tiene sentido. Es más fácil y directo llegar a una audiencia al compartir en Facebook. Aunque las notas de esta red social no son tan comunes siempre son una opción. Si comparamos las opciones que ofrece un post tradicional a una nota en Facebook, la primera gana con amplitud debido a todo lo que se puede configurar e integrar. Las redes sociales pueden ser utilizadas como una herramienta para compartir lo que se escribe en un blog.

Aspecto audiovisual: Con la integración de cualquier dispositivo multimedia y la facilidad de configuración de estos elementos que pueden insertarse en una entrada, el texto plano ya no llama la atención del visitante. Para captarlo, hay que involucrar la mayor cantidad de elementos, sin perder de foco la estética y la utilidad. A veces un video, sobra, cuando no explica nada y abruma al usuario. Las infografías demuestran, estadísticamente, ser el contenido interactivo más consultado cuando aparece una en un sitio web.

Contenido:
Un contenido corto, conciso y claro se consume con poco tiempo y es mucho más efectivo. Esto explica en parte el apogeo de Twitter y otras plataformas de microblogging.

No se puede asegurar la muerte de los blogs. Se calcula en el mundo que hay 152 millones de blogs. Sin embargo la creación de nuevos blogs comenzó a desacelerarse. En 2007 se duplicaba la cantidad de páginas de este tipo cada seis meses. Hoy crece su número muy marginalmente.

Los blogs no morirán, están cambiando su función. Son el centro, el corazón de una idea, de un contenido publicado y más producido de lo que puede quedar en una entrada de Facebook o de un Twitt. Lo que sí, sin compartirse en redes sociales, su utilidad queda caduca. Su sentencia de muerte es prematura, sí habrá una menor cantidad de nuevos blogs de las que estamos acostumbrados, pero el eje de su utilidad y la forma en la que se usa se corrió. Perdieron popularidad, pero ganaron en utilidad. Ya no importa tanto quienes comentaron una entrada, sino cuantos me gusta tiene ese enlace en Facebook y cuantas veces fue twitteado o compartido. Hasta dónde llegó ese post ya es completamente medible y mesurable. Todo cambia y se transforma, también en Internet.

Via:  Diario Popular

Deja un comentario

Archivado bajo Blogs, buscadores, Comunicación, google, internet

¿Y tu qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s